SU ABRAZO ARDE

No hay uno solo de mis días

donde ella no llega.

Desde que la conocí,

nunca más se alejó.

No hay uno solo de mis días

donde no la cargue,

porque no es carga,

ella es aire. 

La siento en el viento,

decir que pesa

es admitir que miento.

No hay uno solo de mis días

donde no la abrace.

Su esencia me sabe.

Es parte de mi ser,

aunque no parte de mi sangre.

Ella, un árbol aparte,

con propios frutos,

propia carne.

Una flor al lado

que no puedo tocar,

pero no dejo de admirar.

Sin cansarme.

Y salgo con ella a volar

de vez en cuando,

aunque ella no lo sepa.

Porque ella siempre cabe,

muy muy adentro,

cabe,

tocando el centro,

el fuego.

Y arde.

02_ su abrazo arde

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s