ALIENTO

En 4 IQ’ el aire está rugiendo. Y despeina. Anda lleno de agua, por donde quiera que se mueva. Este montón de gotas llenas de día lo confunden tanto que aparecen arcoiris por todos lados. Se ven enteros, sin nubes en medio. Nos arquearon el camino mientras no habíamos llegado. Y de nuevo todo está lleno de metáforas caóticas y hermosas.

Me escondí porque tengo frío. Me refugio en guaro y en una mano entumida describiendo el ruido. La música es una mierda, y aún así todo se siente mejor que siempre. “Ella quiere que le saquen el caballo”. “Quítate la ropa que quiero verte chinga, te ves bien rica”. Así dice. Risa. Llevaba años de no escuchar todo lo parecido a esto. 

En todo lado hay grupos, pandillas. Y todos saben qué decir en el momento justo para evitar silencios, ese es el juego de ellos. Seguir un hilo y ojalá, sacar muchas risas. Para eso es, alguna vez alguien me dijo que salir a tomar y a socializar es todo un circo, todo un arte. Acá hay dientes por doquier. Yo ocupo de eso, máxima medicina. 

Porque yo, que insoportable me he vuelto. A veces me intolero. Uri dice que ando pesimista, yo me río, según yo de corazón, según yo dominando la vibra mentira del alcohol. Y no se que contestarle. Se me ha olvidado sonreír sin que mienta el gesto de mi boca, me confío en que no todos lo notan. Porque casi nadie observa con más ojos. Hay gente que dice que para tener una conversación no es necesario volver a verse. Que duro y frío que me parece. Acá conocí a un lobo que se dio cuenta de todo sin saber nada. Parece ser que los lobos pueden sentir el más a fondo, intuición, digo yo. Luna, y agua, y eso. Uri me vio cargada. Y si algo cargo, no puedo hacerme la que no me pesa. No me engaño, ni a mi ni a los que ven más que lo que se ve.

Me vine acá con un montón que ocupaba botar, y he tenido que hacer poco esfuerzo porque el viento se ha encargado de arrebatármelo. Viento que no calla y me habla y me habla y me habla y me habla. Me descarga. Uno no se controla tanto como uno cree, uno no se controla nada, aunque parece. Hay un Todo mucho más fuerte que cualquier existencia de estas. Por eso mejor aceptarse y recibir, aceptarse y dejar ir. 

Acá todo es nuevo, en la vida hay muchos nidos ocultos que a veces se encuentran. Que dicha que eso. Porque es rica la tierra, mientras se vea, mientras se huela. La compañía de todo y todos quienes me comparten sus vidas, me devuelve todo el calor que no se mira. Hoy es droga y gente. Droga y viento. Droga y muerte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s