CREAR INMORTALIDAD

Cuando ella habla de que nada existe es porque todo, en su máxima esencia, se vuelve tan incomparablemente diminuto que no se percibe. Y de ese imposible está hecha la existencia. Por eso ella es tan valiosa como lo es la masa de la tortilla en la mañana, aunque tengan etiquetas diferentes y se llore más una muerte que la otra. La diferencia entre un ser vivo o muerto, es que uno se reproduce y el otro solo se transforma. Pero no hay diferencia entre sujeto y objeto más que eso.

Nada acaba por haberse muerto. Dentro de un mundo donde lo abstracto vive a través de la materia, todo lo que muere deja huella. La existencia es una espiral eterna aunque nada dentro de ella lo sea. Todo lo que suceda ahora marca el después. Aunque el después talvez no lo lleguemos a ver. Por eso la acción de hacer se le ha vuelto dios últimamente. Su cuerpo es quien le dicta el qué hacer, mientras calla su mente. El cuerpo sabe, si mejor luz o sombra, si descanso o movimiento, si lápiz o pincel, si voz alta o silencio. El reto de interpretar al cuerpo es la puerta al accionar, para así ordeñar cada segundo y devorarse el mundo.

Segundo a segundo se hacen los días, que se hacen años, que se hacen vida hasta incluso después de la muerte. Segundo a segundo es que el tiempo se vuelve maleable, solo así. AHORA es cuando hay que dejar al cuerpo suceder, dejarlo ser la guía que inste a crear, para lidiar con todo eso de más que se viste de mente, que no hay. Porque segundo a segundo es que alguien se vuelve inmortal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s